piratas

Corsarios y piratas siempre ha existido desde que el hombre surca los mares. Los primeros fueron los piratas, que no ran mas que delincuentes embarcados, porque los latrocinios se pueden realizar en tierra o en el mar, pero provenientes del mar y de sus barcos.

Los Griegos aquéos, presuntamente emparentados con los pueblos del mar que extendieron el caos en Egipto y oriente medio, eran expertos en la piratería. Podían atacar las naves a vela de los pacíficos comerciantes desde sus ágiles galeras, o mas beneficioso que esto, saquear una población de la costa preferiblemente sin defensas. Era habitual practicar el comercio la piratería a la vez, si los otros eran mas fuertes comerciamos, si son mas débiles los atacamos y nos quedamos con todo lo que tengan. Una forma cómoda de reponer mercancía que luego era vendida en el siguiente fondeamiento comercial; podríamos decir que Jasón y los Argonautas eran unos piratas enviados en misión de exploración para abrir nuevas rutas comerciales. En aquella época, los piratas tenían mas gusto por la tierra que por el mar debido a la endeblez de sus naves que invariablemente tenían que varar y sacar del agua cada noche si era posible, y en tierra se cocinaba y descansaba.

El único periodo de la historia en que hubo tranquilidad en el mediterráneo, es durante la pax romana, los grandes barcos graneleros que transportaban trigo de Egipto y de otras partes del imperio solo tenían que temer a los elementos -salvo en las costas mas atlánticas de Marruecos, y el artífice de la limpieza de piratas fue Pompello el Grande. Cuando se le encargó la tarea de limpiar el infestado mediterráneo de piratas, comprendió que sería imposible hacerlo patrullando con una flota dispersa, y para evitarlo, lo dividió en zonas se asignaron comandantes y parte de la flota a algunas de esas zonas, y Pompello se quedó con el resto de la flota, y empezó la limpieza, Pompello se trasladaba de zona en zona hasta haber de ella a los piratas, abandonaba la zona, y disponía los medios para rechazar cualquier nueva intrusión. Así acometió una zona tras otra hasta que acorraló a todos los piratas en la zona de Cilica -En Turquía- tierra natal de los piratas, en la que no había ninguna escuadra romana. Reunió a su flota, y literalmente los aplastó contra la costa. Y este fue el fin de la piratería en el Mediterráneo durante mas de 200 años.

Con la descomposición del imperio, todo volvió a su estado inicial, el mas fuerte se quedaba con todo. Aunque como apenas había un poco de tráfico marino, la piratería no era rentable, y los nuevos dueños, los bárbaros tenían poco amor al agua. Con los normandos se reactivó la piratería Europea en el mediterráneo, que había estado casi con exclusividad en manos de los musulmanes, por ejemplo Mallorca era el pesadilla de los reyes de Aragón hasta que creo que Jaime el Conquistador la tomó para la cristiandad, y ciertamente se aprovechó como base pirata cristiana. Famosos piratas un poco posteriores fueron los normandos sicilianos que ocupaban una inmejorable situación estratégica.

Litografía que escenifica la captura del monje Eustace, y su ejecución. Ambos bandos utilizan naves de tipo vikingo, y los soldados están equipados como infantería normal. Notese que no hay mástiles, que cuando era posible se retiraban antes de la batalla, para evitar que se incendiasen las velas, y fueran un potencial peligro para la tripulación y el barco que los usase. Los soldados ingleses de la izquierda, arrojan flechas y jarras rellenas de cal para cegar a sus oponentes, mientras que las naves se enganchan con un garfio -o ancla- que maneja uno de los soldados. Los muertos y heridos son arrojados por la borda.
Ejecución de piratas en Alemania. Representa la ejecución de Klein Henszlein y 33 de sus hombres, en una decapitación que fue famosa, y alcanzó gran popularidad en su tiempo. El verdugo, tuvo algunos problemas para ejecutar a los últimos piratas, debido al cansancio, y a que el barro producido por la sangre le llegaba a las rodillas. Hacía tiempo que no ejecutaba tan gran escarmiento

Hasta la llegada de la pólvora todo seguía mas o menos igual, las presas navales valían cada vez mas, así que el uso de espolones en las galeras -barco pirata por excelencia del Mediterráneo- pasó de ser submarino a de superficie. No se pretendía provocar una vía de agua bajo el casco que llevaría al hundimiento de la presa y su carga e incluso a su atacante. El nuevo tipo de espolón, se empleaba ahora para destrozar los remos y los obras muertas del oponente para que perdiese efectividad bélica, y cuando estuviese en su punto usarlo como puente de abordaje para asaltar la otra embarcación, que si era otra galera quedaría atrapada debajo de la atacante con el sitio del impacto despejado para el abordaje. Por otra parte los reyes cada vez eran mas duros con la piratería que amenazaba el comercio y los ingresos de la corona. Famoso pirata medieval fue el flamenco Eustace el monje, que saqueaba los barcos franceses para el rey de Francia, hasta que empezó a atacar naves inglesas, por lo que tuvo que huir a Francia y trabajar para los Franceses, hasta que fue derrotado y ejecutado en 1212 en una batalla naval -que se libró con naves de tipo vikingo. la última ejecución sonada de la edad media fue en Alemania en 1573 en Hamburgo y el hombre se llamaba Klein Henszlein, y con el murieron otros 33 de sus secuaces. Fueron las últimas ejecuciones de piratas atlánticos hasta el albor de una nueva época. En el Mediterráneo, y en la costa berberisca la piratería existió casi hasta principios del siglo xx.

Galera del siglo XVI. Incorpora dos velas latinas, que los musulmanes introdujeron este tipo de galeras, con dos siglos de anticipación. La proa hundida, sugiere mucho peso en el castillo de proa, es decir artillería que se situaba casi toda a proa . Este peso hacía que las galeras tuviesen problemas con mal tiempo o con el viento en contra, llegando a sumergirse bajo el agua. Podemos contemplar el espolón de superficie, destinado a romper remos, destruir los costados del enemigo sin hundirlo, y servir de puente de abordaje. La galera abordada, quedaba prisionera al montarse la atacante sobre la atacada. Los oficiales habitaban el castillo de popa, protegido por una toldilla. Los remeros en tiempos hombres libres, habían sido sustituidos en su mayoría por penados en la época de la batalla de Lepanto, y dormían sobre cubierta. El timón en popa, en vez de en los laterales, asegura que la galera es posterior al SXIV
Este modelo de galera, es idéntico al anterior, en esta época se construían mas o menos en serie, siendo los venecianos los mas avanzados en el uso y construcción de galeras. En este modelo, cada remo era manejado por varios remeros, en cambio en las venecianas, había un remo para cada hombre, con bancadas de tres remeros por costado del navío. La poca protección de los remeros, junto con el pequeño castillo de proa con menos capacidad artillera, podría indicar que se trata de una galera musulmana, mas ligera y menos protegida que sus equivalentes cristianas. Los remeros, eran cautivos cristianos en su mayoría capturados durante los asaltos de los piratas, o en las guerras contra los cristianos. Cuando había buen tiempo, se usaban solo las velas, cuando el viento era contrario, o insuficiente, se usaban los remos. Las galeras, tenían la ventaja de poder maniobrar independientemente del viento, lo que las hacía buenos remolcadores para remolcar veleros a puerto, impedidos por vientos adversos.

Pero antes de pasar a la nueva época, me parece que nos olvidamos de algo, ¿de qué?, de los demonios del Norte que desde el año 793 cayeron como castigo y azote divino sobre unas tranquilas tierras europeas en las que la guerra se consideraba un mal evitable y no deseable. En este año, unas pocas naves aniquilaron y saquearon el monasterio de S.Cuthbert de la isla de Lindisfarne. Tan bueno fue el botín, pues los años de paz habían revertido sobre la iglesia, en forma de ofrendas de oro y plata. Cuando se corrió la noticia entre los vikingos, la suerte de Europa estaba echada, durante mas de 200 años, saquearon las tierras de Francia Inglaterra e Irlanda principalmente, y en esta última se constituyó el primer reino vikingo no escandinavo.

El pánico se apoderó de Europa, los señores se negaban a luchar contra ellos, y el pueblo lo único que hacía era rezar a los santos, estar cerca de reliquias cristianas buscando amparo en sus poderes milagrosos; y dejarse degollar en las iglesias a las que acudían en busca de protección. «¡Oh Señor, líbranos de la furia de los hombres del norte!» era una plegaria habitual en las iglesias.

Cuando se saciaban de saqueo, o se les pagaba para que se retirasen, al principio en oro, y cuando se agotó en plata, el «danegeld» como terminó llamándose, una fácil fuente de ingresos por poco trabajo, y cada expedición pedía su propio impuesto, por lo que se pagaba dos tres o mas veces hasta que la región se quedaba tranquila. Con sus barcos repletos de plata, volvían a sus tierras en donde enterraban la mayoría de la plata porque no tenían en que gastarla. Hoy existen personas que pretenden ganarse la vida rescatando tesoros enterrados en Suecia y Noruega.

Con el paso del tiempo se dieron cuenta de que no merecía la pena el viaje de regreso de varios meses, vara volver al año siguiente a saquear las mismas tierras, por lo que acabaron asentándose en las tierras en de las que tomaban posesión, al principio en forma de campamentos militares, hasta que empezaron a construir sus granjas en aquellas tierras. Nunca fueron una gran fuerza militar, y preferían evitar batalla con ejércitos organizados y preparados, porque nunca salían bien parados. Sus tácticas eran de guerrilla, golpear en una zona desprotegida y marcharse antes de que reaccionen las fuerzas regulares. Aún así sus enemigos los consideraban formidables en la batalla y estaban aterrorizados por su ferocidad por lo que preferían también no luchar y pagar rescate en la confianza de que cumplieran su palabra.

He estado hablando de los Vikingos como piratas, pero eran mas que eso. Por vikingo se entendía como una actividad profesional que consistía en piratear y comercial, salir a la aventura por esos mares y ríos de Dios, y hacerse rico con el comercio o con la espada según la situación. Desde sus barcos, comerciaban o peleaban y fueron fundamentales en su expansión. Había varios tipos de naves, el Drakar o barco dragón, nave de reyes e insignia de una flotilla con hasta 72 remos, el «long Ship», la nave pirata por excelencia, el que todos conocemos, con mas de 16 remos era muy versátil porque valía tanto para la piratería como para el comercio. El Karve, una versión en pequeño, servía como nave de conveniencia para tareas de enlace, de transporte, transporte de tropas o buque de recreo. Y el pequeño Knarr pensado para moverse únicamente con la vela aunque llevaba unos cuantos remos para cuando fuese imposible usar la vela. Mucho mas ancho pero mas corto, la «cabra de mar» era capaz de llevar mercancías y colonos tan lejos como a Groenlandia, sufriendo y atravesando terribles tormentas saltando sobre olas enormes.

Nos hemos fijado en la influencia vikinga sobre occidente, pero no sobre oriente, en donde si se asentaron, crearon colonias comerciales y terminaron creando el Kiev el reino de los Russ. Aquí preferieron comerciar mas que saquear -la balanza es para el vikingo tan importante como la espada-, salvo a la opulenta Constantinopla y al reino Bizantino, porque estuvieron muy ocupados luchando contra tribus turcas y mongolas, los mejores guerreros de la antigüedad. Alguna vez triunfaron y la mayor de las veces fracasaron, hasta que deseosos de encontrar una religión que diera solidez y consistencia al reino, mayoritariamente de etnia eslava, sorprendidos por la manificencia de las iglesias Ortodoxas decidieron que era la única que merecía la pena de las de al rededor, así que fueron obligados a bautizarse en masa.

Lentamente los gobernantes europeos empezaron a combatir a noruegos, suecos y daneses, pero no fue hasta 1066 cuando el rey inglés Harold derrotó a la última expedición vikinga importante a Inglaterra. En esta ocasión Harld, tuvo que pelear contra su medio hermano, con el que ser reunió antes de la batalla, y el estaba dispuesto a renunciar, pero no los vikingos que le acompañaban, y a la pregunta de qué daría Haroldo al jefe vikingo -tierras-, este contestó que 6 piés y medio de buen suelo inglés. Al día siguiente los incursores fueron aniquilados, y también obligó a que Harold desguarneciese el paso de Calais, con lo que el Duque Guillermo de Normandía, descendiente de Vikingos, no tuvo problema en desembarcar y saquear la campiña inglesa: Haroldo apresurado, acudió presuroso a su encuentro desde la otra costa, pero con un ejército incompleto que fue aniquilado, pasando la corona inglesa a un medio vikingo, que supo contener todo intento posterior de invasión. Y finalmente la liga de la Hansa derrotó y obligó a los nuevos reyes escandinavos a renunciar a la piratería y a sus barcos, que además se habían quedado anticuados.

Naves mediterráneas de los siglos XIII-XIV, muy parecidas a las naves que transportaron a los cruzados a tierra santa. Aunque el grabado no es muy bueno, podemos ver amplias plataformas a proa y popa con forma de castillo para los combates navales. El uso de velas latinas, es influencia musulmana, siendo lo mas habitual el uso de velas cuadradas según se viajase hacia el oeste. Lo mas usual es que estas naves solo tuviesen un mástil, la nave de dos mástiles es un gran barco de transporte. La falta de castillo de proa en esta nave, bien pudiera indicar que se trata de un transporte de caballos, que se desembarcaban directamente sobre las playas o puertos con pasarelas tendidas desde la proa. Aunque no se aprecia en el grabado, debería de disponer de dos timones de remo en los costados del barco, de los que solo uno era útil cuando recibía el viento de costado, e inclinaba la nave.

Parecía que la piratería ya solo existía en el mediterráneo, el atlántico estaba tranquilo con la excepción de algunos franceses y holandeses que saqueaban barcos pesqueros y de poco monto. Los grandes barcos de la época no podían hacer mas que dejar que los llevase el tiempo, así que era casi casualidad que dos flotas pudiesen encontrarse y entablar batalla, aunque alguna vez ocurrió entre piratas y comerciantes vascos y soldados piratas ingleses, en una ocasión el príncipe negro, que por aquél entonces estaba dirimiendo asuntos en Castilla, se topó con una escuadra bilbaína la que derrotó, pero estuvo a punto de hundirse porque cuando su barco embistió a un bilbaíno, el palo mayor de la única arboladura del navío se rompió y desplomó sobe el barco. Hubo muchos mas unas veces los bilbaínos ganaban y otras perdían. En una occasion creo que con el príncipe negro, los bilbaínos iban cargados de riquezas que atrajeron la codicia de los ingleses que les atacaron. Pero se vieron desbordados por la furia española y retrocedían, hasta que el jefe de los ingleses prometió repartir el botín, con lo que los ingleses cobraron nuevos ánimos, contraatacaron y derrotaron a los bilbaínos. Pero esto era la excepción el tanteo siempre favoreció a los vizcainos.


La carabela, era una pequeña nave muy maniobrable, de poco calado, muy útil para la navegación costera. Su bajo caldo, la hacía muy indicada para la exploración de costas desconocidas. Este modelo está equipado con velas cuadradas en su mayoría, aunque lo habitual, era que montasen velas triangulares latinas. con un desplazamiento de unas 60-80 tm. Las velas cuadradas «carabela redonda», era mas indicada para atravesar el atlántico.

Gran galeón de la época de Enrrique VIII, aunque es una nave pesada y poco marinera, su diseño era mejor que el de los galeones contemporáneos de otros países. Dotado de artillería de varios calibres, está esquipado con dos velas latinas para ayudar en las maniobras, Requiriendo mucha tripulación para la maniobra. Esta nave, posiblemente desplazase mas de 800tm.

La nao portuguesa, mas pesada que la carabela, tenía mas capacidad de carga, y podía soportar mares mas encrespados merced al tamaño de su obra muerta. Obsérvense los altos castillos de proa y popa, muy útiles para el combate en abordaje, tanto para rechazar al enemigo como para dominarlo y abordarlo. Aunque esta es sin duda una nave con vocación comercial, los piratas podrían aparecer en cualquier momento, o convertirse ellos mismos en piratas. Este modelo, desplazaría entre las 120-150tm.


Pero el descubrimiento de América, el flujo de riquezas y las interminables guerras entre las potencias dio origen a una nueva raza de hombres, osados, valientes, intrépidos y en muchos casos brutales, que harían de su buque su castillo y de la mar su reino..

Termino esta primera parte con una anécdota del Gran Alejandro Magno: Habiendo capturado una nave pirata en el mar Rojo, ordenó se trajese al capitán a su presencia. Cuando ambos se encontraron, Alejandro recriminó al pirata que viviese del saqueo y de la rapiña, de causar el mal y la destrucción. Y este le contestó: me llamas criminal porque solo comando un barco, ¡si mandase a toda una flota me llamarías conquistador!, y se ganó su libertad.

En esta bonita estampa, vemos una galera, y un gran galeón de guerra, erizado de cañones por todos los lados, con altos castillos de proa y popa para el combate a corta distancia y abordaje. Además contaba con cañones interiores apuntando sobre la cubierta y rellenos de metralla, para ser disparados en último momento, caso de que el enemigo tuviese éxito en abordar el buque, barriendo tanto a abordadores como a defensores. En una época que la que el combate naval, todavía se contemplaba como una lucha al abordaje, usándose la artillería a corta distancia, para despejar las cubiertas contrarias, y facilitar el abordaje, mas que para destruir al enemigo a distancia. Podemos comprobar las formas oblongas de las velas, que luego fueron sustituidas por otros modelos mas tensos, introducidas por lo marinos ingleses, en tiempos de la armada invencible, que usaba este tipo de embarcaciones. Este galeón posiblemente sobrepasase las 500 tm. Es interesante ver la diferencia de altura de las bordas entre la frágil galera, y el pesado galeón.

Visitando el proyecto Gutember, hemos encontrado este único título histórico sobre piratas y bucaneros en el Caribe
Howard Pyle’s Book of Pirates; fiction, fact & fancy concerning the buccaneers & marooners of the Spanish main
Pyle, Howard, 1853-1911 Famoso ilustrador algunas de cuyas obras se incluyen en esta web

Deja una respuesta