Este arma fue diseñada en 1956 en Italia por la compañía OTO Melara como un arma de rápido despliegue, excepcionalmente ligera y no obstante con una aceptable potencia de fuego. (En España recibe la clasificación de obús de campaña ligero). Comenzó su fabricación en 1957.

El arma se diseñó inicialmente para unidades de intervención rápida, muy móviles y que precisaban no obstante, una pieza artillera de apoyo flexible y polivalente. En principio, unidades de infantería de marina, unidades paracaidistas, tropas de montaña y de caballería ligera.

El diseño es excepcionalmente simple. Es pequeño de dimensiones y no obstante tiene un digno calibre de 105 mm y 14 calibres. (Este último valor indica que la longitud del cañón es el resultado de multiplicar el calibre por catorce). Su peso es de sólo 1250 kg. Desde los años cincuenta, ha sido ampliamente exportado a muchos países del mundo, incluidos algunos con una reputada fama en diseño y construcción de armas como Alemania (donde lo usaron las tropas de montaña hasta 1994) o EE.UU. También España, donde es empleado por la infantería de marina y unidades de montaña. Se estima que se han construido más de 2000 unidades.

La flexibilidad de este cañón viene (aparte del peso y tamaño) del hecho de que puede ser desmontado en doce piezas en pocos minutos. Una vez desmontado, la pieza más ligera pesa 114kg y la más pesada 132kg. Por tanto, además de poder ser remolcado por un vehículo o transportado en un helicóptero tipo Bell UH-1, puede serlo por doce mulas, cargando cada una de ellas a lomo una de las doce piezas.

El desglose de dichas piezas por mula era el siguiente (gracias a la Asociación de Artilleros Veteranos de Montaña de Lleida por los datos):

1ª mula: Cureña + dos mástiles centrales
2ª mula: Freno de boca + dos mástiles anteriores
3ª mula: Dos semiejes + ajuste de puntería + dos palancas de maniobra
4ª mula: Dos ruedas + enganche y freno para arrastre
5ª mula: Dos mástiles posteriores + dos rejas
6ª mula: Cuna inferior
7ª mula: Cuna superior + dos equilibradores
8ª mula: Trineo
9ª mula: Tubo + atacador + escobillón
10ª mula: Manguito y cierre + dos lanzas limoneras
11ª mula: Escudos + caja de instrumentos de puntería + arco de limonera + enganche d elimonera + palanca de disparo
12ª mula: Caja de accesorios y herramientas

El montaje completo de las doce piezas por una dotación entrenada puede realizarse en unos quince minutos, a los que tendremos que sumar otros cinco para tener lista la unidad para abrir fuego.

El transporte a lomo de mula no sólo lo emplean (o empleaban) unidades de montaña, sino también unidades de intervención rápida en Sudamérica en zonas de selva espesa.

Usa la munición habitual HE (alto explosivo) pero puede disparar también proyectiles asistidos por cohete (para aumentar el alcance hasta los 13.000m) y munición anticarro (en tiro tenso con un alcance eficaz de 1000m aprox.) La munición es semifija, modulando el alcance del proyectil por medio de la elevación del cañón y de la cantidad de paquetes de propelente utilizados. El máximo eran siete cargas de proyección. La munición viene normalmente dispuesta en cajas de dos proyectiles.

Este arma tiene además la posibilidad de modificar su altura en el caso de que vaya a ser utilizada en fuego directo. Para ello, las suspensiones y el escudo frontal están adecuadamente adaptados, reduciendo el perfil del arma y la posibilidad de detección previa por parte enemiga (además de brindar mejor protección en caso de posiciones preparadas). Veamos unos ejemplos gráficos con los OTO Melara de las unidades de montaña alemanas (donde era denominado Gebirgshaubitze 105 hasta su retirada del servicio en 1994):

Como el arma tiene un calibre considerable en relación a su peso, es habitual que los sirvientes sujeten el arma en el momento del disparo para evitar que se mueva en exceso, bien con los brazos, bien sentándose sobre los tirantes (sobre todo si no ha podido “calzarse” el arma adecuadamente). Veamos algunas imágenes de esto:

Los deflectores del cañón tienen como misión reducir el retroceso al eliminar en boca gran parte de los gases. El inconveniente de este sistema es la delación del arma aún cuando se encuentre bien camuflada por el efecto de los gases despejados sobre la vegetación o suelo próximo. En el M56 hay varios tipos de deflectores como podemos ver en fotografías:

Aunque es un arma perfectamente válida, en las potencias mejor armadas hace ya algún tiempo que se viene sustituyendo por armas más modernas como el L118 de 105mm (España incluida).

Autor: Wilhelm Heidkamp.

Deja una respuesta