cleopatra

Una embarcación abandonada, de extraño aspecto, flotaba a la deriva en el golfo de Vizcaya. Pero su carga era un tesoro incalculable: la aguja de Cleopatra, obelisco tallado en Egipto hacía más de 3.500 años.

El gobierno británico trasladaba la aguja desde Alejandría a Londres, después de haber empleado para ello 15.000 libras esterlinas, reunidas por suscripción pública. Pero el bello obelisco, construido en realidad por el faraón Tutmosis III, catorce siglos antes de Cleopatra, parecía concluir en el fondo del mar. La embarcación, designada con el nombre de Cleopatra, tenía el aspecto de un gran cigarro puro y había sido especialmente construida para transportar a la aguja.

Su remolcador Olga había enviado a seis voluntarios en un bote para rescatar a la tripulación. Pero el bote zozobró y los seis voluntarios perecieron. Por fin el Olga pudo arrimarse de costado y rescatar a los cinco tripulantes y al patrón del Cleopatra; luego cortó el cable de arrastre, dejando el barco a la deriva. Ahora todo dependía de la flotabilidad del Cleopatra, mientras en Gran Bretaña la nación retenía el aliento. Cinco días después, un barco descubrió a la curiosa embarcación flotando frente a las costas de España y lo remolcó hasta el puerto de El Ferrol.

El Cleopatra fue diseñado en Alejandría por los hermanos John y Wynam Dixon teniendo en cuenta las dimensiones del obelisco de 21 metros de longitud y 200 toneladas de peso. Una vez construida, la embarcación era un largo cilindro de hierro de 28 metros de longitud por 4,5 metros de anchura, dividido en 10 compartimientos estancos. Se le añadieron quilla, cabina, puente, timón, y echado a las aguas, flotó perfectamente con su carga preciosa.

Inglaterra envió el vapor Anglia a El Ferrol en busca del Cleopatra, y en enero de 1872 los dos barcos ascendían el Támesis.

La multitud los vitoreaba entre un estruendo de salvas de artillería. En el mes de septiembre la aguja de Cleopatra fue colocada en el embarcadero del Támesis para conmemorar la victoria de Gran Bretaña sobre Napoleón, acaecida 63 años antes.

Deja una respuesta