morteros sovieticos

Los soviéticos fueron precursores en el campo del desarrollo de los morteros medios y pesados en los años treinta.

Al principio, como en otros muchos aspectos técnicos, se limitaron a copiar diseños occidentales, particularmente, el mortero francés Brand mle 27/31 de 81mm. En 1936 compraron varios de estos morteros galos cambiando el calibre a 82mm y comenzaron su fabricación en serie. Sin embargo, no se estancaron en la copia, sino que a raíz de sus propias pruebas, empezaron a mejorar el diseño francés.

El primer modelo (copia del francés) se denominó 82-PM 36 por los rusos y 8.2-cm Granatwerfer 274/1(r) por los alemanes.

Lo primero que hicieron para mejorar el modelo fue introducir unos amortiguadores de retroceso en el bípode (entre el collarín del cañón y el bípode) y una gran base circular (que con el tiempo fue adoptada por todos los países del mundo hasta nuestros días) sobre la que girara el arma para facilitar cambios de dirección de fuego, denominándolo 82-PM 37. Los alemanes lo denominaban 8.2-cm Granatwerfer 274/2(r).

En la siguiente revisión, para facilitar la fabricación en serie, los rusos simplificaron todo lo posible el modelo, intentando sustituír todas las piezas por otras estampadas que pudieran fabricarse más rápida y económicamente. Este modelo lo llamaron 82-PM 41 (8.2-cm Granatwerfer 274/3(r) por los germanos).

Además se construyó un chasis sobre el que montar el mortero PM 41, dotado de ruedas, que facilitara su transporte y despliegue, dando lugar al 82-PM 43, que prácticamente fue el mortero estándar en el Pacto de Varsovia hasta los años noventa.

Para apoyo a nivel de batallón, los soviéticos pensaron en un mortero autóctono, a partir de experiencias previas con los 82mm pero de un calibre superior, con mayor peso de proyectil y mayor alcance. Adoptaron el calibre de 120mm. El modelo resultante, sin ninguna característica excepcional (una versión agrandada del 82mm) fue el 120-HM 38.

Ya incorporaba la base circular inventada para el 82mm y la cureña sobre ruedas para transporte. Era un arma de muy buenas cualidades, fácil y rápida de desplegar en combate.

En mi colección personal poseo dos granadas de 120mm, una de alto explosivo (color amarillo) y otra fumígena (color verde) las cuales pesan más de 15 kilos:

Este mortero conseguía cadencias de hasta 10dpm.

Los alemanes en sus avances por Rusia quedaron sorprendidos por la calidad del material enemigo que iban encontrando a su paso, y el hallazgo del 120-HM 38 también fue una desgradable sorpresa. Hasta tal punto quedaron impresionados los alemanes que empezaron a utilizar alguno capturados y posteriormente decidieron fabricar una copia del mismo, el 12-cm Granatwerfer42 (12-cmGrW42) que fue muy bien recibido por la infantería germana. De hecho, hubo combates en que ambos bandos utilizaron el mismo arma, la original soviética y la copia germana.

La última versión fue la 120-HM 43, que introducía un amortiguador entre el cañón y el bípode semejante al del 82-PM 37. Este modelo ha llegado hasta nuestros días y está operativo en casi todos los países ex miembros del Pacto Varsovia. Así mismo, muchos países miembros de la OTAN utilizan un mortero semejante de origen norteamericano que es una copia del alemán (copia de otra copia, del original soviético). Lo que sí han mejorado son las cargas y los proyectiles, permitiendo alcances superiores.

Además de los morteros de 82 y 120mm que son los más conocidos, los soviéticos fabricaron varios modelos de otros calibres con más o menos éxito.

La serie de 50mm se inicia con el 50-PM 38 (llamado 5-cm Granatwerfer 205/1(r) por los alemanes) que usaba un ingenioso sistema para corregir los alcances. En vez de usar un mecanismo elevador en forma de bípode como otros morteros, lo que hacía era regular la presión del gas en la base del tubo para variar los alcances. Es decir, para alcances inferiores, simplemente se dejaba escapar por unos orificios parte del gas impulsor con lo que la granada salía con menor fuerza y se reducía la distancia de caída. Este sistema se mostró muy poco fiable, y era realmente difícil regular correctamente la distancia.

El segundo intento fue el 50-PM 39 (5-cm GrW205/2(r)) que eliminaba el sistema de gases e instalaba un bípode tradicional con regulación por rosca. Como usaba piezas que requerían demasiado trabajo a mano, se mejoró el diseño de forma que las piezas pudieran ser estampadas, facilitando la fabricación en serie. Este modelo, se denominó 50-PM 40.

En el 50-PM 41 volvieron al sistema antiguo de control de gases de propulsión del PM 38 pero con el mismo éxito.

Otro raro mortero ruso fue el 107-PBHM 38, de calibre 107mm diseñado expresamente para guerra de montaña y conocido por los alemanes como 10.7-cm Gebirgsgranatwerfer 328(r). En realidad era un 82mm agrandado. Aún lo emplean tropas de montaña del antiguo Pacto de Varsovia como por ejemplo las de las fuerzas armadas rumanas.

Autor: Wilhelm Heidkamp

Deja una respuesta